2005-01-27

"Asquerosos judios" II

Hoy ABC, publica en su tercera el magnífico artículo de Enrique Múgica Herzog: Kadish en Auschwitz, os recomiendo su lectura completa, pero os traigo la parte final:

“[…] Quien se siente hijo de madre judía no deja de pensar un solo instante, consciente o inconscientemente, en Auschwitz. Y pensar así en Auschwitz tiene como consecuencia necesaria pensar el mundo de una manera determinada. Pensarlo, en primer término, como el teatro de operaciones de la misma condición humana. Si los campos han tenido una repercusión tan trascendente y tan intensa, ha sido precisamente porque mediante su nefasta experiencia han logrado sobrepasar los límites de lo imaginado en torno a la capacidad del ser humano para rebajarse en el ámbito de lo abyecto. Y téngase presente que sólo a partir de 1961, con ocasión del proceso Eichmann, comienza a revelarse en toda su crudeza el alcance del holocausto. A partir de ahí, y de ciertos trabajos posteriores, los descendientes de quienes estuvieron en los campos comienzan a convertirse en «militantes de la memoria».
Este punto de despegue sirve también para apuntar la trascendencia de lo judío y su especial significado respecto de lo humano. De lo sencillamente humano. Se ha dicho, y con razón, que desde Auschwitz ya nada puede ser igual, y esto afecta a toda persona humana. Nos afecta a todos los hombres y mujeres del planeta, porque Auschwitz deja al descubierto el mecanismo de producción del horror desnudo. Desde ese mismo momento, se revelan en toda su crudeza las profundidades del mal que acechan al corazón del hombre.
Hace unos días, el cardenal Lustiger, arzobispo de París, con motivo de su participación en la Asamblea General del Congreso Mundial Judío, acertó a resumir la herencia del pueblo judío en Europa. «Siempre marginado, pero nunca lejos del centro -subraya Lustiger-. Casi siempre perseguido, pero nunca verdaderamente desaparecido». Y añade: «Puede decirse sin exageración que la conciencia europea ha quedado profunda e íntimamente marcada por la presencia de los judíos (...). ¿Cómo podría pensar Europa su futuro si desconociera la parte de su cultura que se debe a la presencia de los judíos en su seno?». No en balde la madre del cardenal, también judía, murió víctima de la deportación.
Desde otra perspectiva más cercana, con la madurez de la conciencia y la recuperación de las propias raíces, una vez conseguida la normalidad democrática en nuestro país, se me han hecho más admirables y más ejemplarizantes los modos de
enfrentarse al mundo propios de mis antepasados judíos. La tolerancia, no desprovista jamás de firmeza; la vocación incesante por el estudio y el perfeccionamiento intelectual, en una sed incesante de saber; el amor, casi exagerado, por el libro y la cultura escrita, o la confianza sin reservas en el círculo familiar y de los amigos, son algunas de las características de ese comportamiento que a cada momento, me parece más necesario.

Por último, es preciso notar que, procedentes de las pavesas de Auschwitz, no dejan de llegarnos todavía partículas fertilizadoras y estimulantes. Y no sólo por medio
de los impresionantes testimonios de quienes sufrieron en sus carnes el rigor y la humillación de los verdugos: Primo Levi, Jean Améry, Elie Wiesel, Imre Kertész o Jorge Semprún, entre una pléyade numerosísima. También el sencillo y eficaz «nunca más» de los supervivientes quería ser un testimonio desesperado ante quienes habían quedado fuera para que participaran en la difusión de la tragedia y trataran de evitar hechos parecidos en el futuro. Hoy día, ese «nunca más» forma parte de un patrimonio humano común y resulta aplicable a otras formas actuales de terror que, aun incomparables con la magnitud de la Shoah, siguen salpicando de horror nuestra convivencia.”



Pero mirad esto, lo que Múgica define como admirables y ejemplarizantes “modos de enfrentarse al mundo propios de mis antepasados los judios”:
1.“Tolerancia, no desprovista jamas de firmeza”
2.“Vocación incesante por el estudio y el perfeccionamiento intelectual, en una sed incesante de saber”
3.“El amor, casi exagerado, por el libro y la cultura escrita”
4.“La confianza sin reservas en el círculo familiar y de los amigos”

Añádase al punto 3, “pasión por la información libre”, y al 4 “y su capacidad para producir y catalizar cambios profundos” y casí tenemos un “Credo”

1 Comments:

Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

4:54 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home